Juan Francisco señala la casa junto a la suya, donde vive la colonia de gatos. /C. Moreno
Juan Francisco señala la casa junto a la suya, donde vive la colonia de gatos. / C. MORENO

Ha denunciado ante Urbanismo que la causa es una casa vacía donde hay una colonia de gatos que hace insalubre toda la manzana de viviendas

Natalia Reigadas
NATALIA REIGADASBadajoz

 

Hace un mes que Juan Francisco Ribera, su mujer y su hija de 2 años no pueden vivir en su casa. La pequeña sufrió numerosas picaduras de pulgas y tuvo una reacción. «Le subió la fiebre, se puso mal». Decidieron marcharse, pero están divididos entre varias casas de familiares y a punto de ser padres por segunda vez. Les gustaría que su nuevo hijo pueda ir del hospital a su vivienda, pero está infestada de insectos.

Esta familia se compró una casa en la calle Serrano de San Roque hace más de un año, se mudaron con ilusión y comenzaron a reformarla. Descubrieron el problema hace unos meses. En la parte trasera, en las zonas comunes de una urbanización de la Ronda Norte, hay una colonia de gatos callejeros. Cuando hace calor, se refugian en una casa vacía que hay junto a la de Juan Francisco Ribera. La puerta y las ventanas de este inmueble están selladas, pero hay agujeros en la pared y el tejado está semiderruido, por lo que los animales entran y salen con libertad. Según los afectados, hay decenas de gatos, la zona está llena de orina y heces y el olor es insoportable.

 

Además de los gatos que entran en su casa y de los malos olores, la mayor molestia llegó cuando se dieron cuenta de que su vivienda estaba llena de pulgas. Decidieron marcharse una semana fuera y tratarla con productos químicos. «Pero al volver, volvieron a salir las pulgas y picaron a la niña. Nos dimos cuenta de que teníamos que marcharnos otra vez y llevamos un mes fuera».

«Mi mujer está a punto de parir y no podemos estar en casa porque a mi hija de dos años le picaron y le causaron fiebre»JUAN FRANCISCO RIBERA | AFECTADO

Este padre indica, sin embargo, que no pueden seguir así. Su mujer está a punto de ponerse de parto, vive con su madre mientras él tiene que estar en otra casa. «Tenemos que volver. Estoy limpiando y desinfectando todo para venirnos a casa y cuando estemos aquí, pues con las puertas y ventanas cerradas para intentar que no se nos metan dentro. No podemos usar ni nuestro patio ni nuestra terraza. Guardamos toda la ropa en bolsas de plástico para que no tengan donde meterse, pero no es normal esto», se lamenta Ribera que añade que en esta vivienda, en unos pocos días, estará su recién nacido.

La limpieza constante, los tratamientos químicos y las precauciones con la ropa, sin embargo, no han evitado que la plaga vuelva. «Mi mujer ha tenido contracciones, incluso tuvo que ir al hospital y le dijeron que era el estrés. Normal, ya no sabemos qué hacer. Hemos llamado a la policía pero dicen que necesitamos las firmas de todos los vecinos de la comunidad que hay detrás para que hagan algo con los gatos. He registrado un escrito en Urbanismo del Ayuntamiento para que hagan algo con la casa vacía, pero no he tenido respuesta», se lamenta.

 

Respuesta municipal

 

El concejal de Sanidad, Jesús Coslado, explica que aún no ha recibido la queja de esta familia por la plaga de pulgas, pero añade que no pueden hacer nada al respecto al tratarse de un problema que se da en propiedad privada. Coslado detalla que tiene que ser el propietario de la casa vacía quien acabe con la plaga.

«Estamos en casa de familiares, pero queremos y necesitamos volver a la nuestra aunque no podamos abrir ni una ventana»JUAN FRANCISCO RIBERA | AFECTADO

Según detalla Juan Francisco Ribera, hay dos problemas. El primero la casa semiderruida donde se refugian los gatos y que comparte pared y tejado con la suya, por lo que los animales y los insectos invaden su casa sin problema. La segunda complicación es la colonia de gatos, que procede de un descampado trasero. Se trata de un terreno anexo a una urbanización de pisos de protección oficial de la Ronda Norte. «He hablado con ellos, pero no tienen el problema que tengo yo en mi casa y no me ayudan para presentar un escrito y que hagan algo con los gatos».

De hecho, Juan Francisco Ribera explica que ha tenido problemas con una vecina de esta comunidad que alimenta a los animales. «Les pone un cubo con comida, yo le he explicado que se meten en mi casa y que tengo una niña pequeña y mi mujer embarazada, pero le da igual, a los pocos días vuelve a poner comida. No se qué hacer, dónde más poder pedir ayuda para poder estar en nuestra casa con tranquilidad», se lamenta este vecino de la calle Serrano.

 

fuente: https://www.hoy.es/badajoz/familia-barrio-pacense-20200628212420-nt.html

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat
1
¿Qué plaga tienes?
Hola, ¿Qué plaga tienes?
Estamos trabajando todos los días,
Fin de semana urgencias, 24 horas.